Si estás aquí es porque te has pasado por mucho en tus recibos de gas y no sabes por qué. Nosotros te daremos los mejores consejos para que esos recibos dejen de preocuparte.


1. Calefacción: la calefacción es el consumo más importante de gas. Por ello, te recomendamos que la utilices en momentos meramente necesarios. Considera mantener la temperatura entre 18ºC y 21ºC y utilizar un par de suéteres.

    También recuerda reducir la temperatura al salir de tu casa, ya que si la apagas al salir y la enciendes a tope al llegar vas a gastar mucho más.

    2. Agua caliente: reducir el gasto en agua caliente hará que ahorres en gas y en agua, así que ¡no dejes el agua salir! Cierra las llaves cuando no se estén utilizando.

      ¡No más baños de tina!
      Considera que al llenar una bañera consumes mucha agua caliente que sólo sirve para una vez, así que evita estos baños y utiliza la regadera.

      No calientes agua en la lavadora a menos que sea muy necesario. Esto consume mucho gas y, además, energía.

      3. Cocina: sabemos que algunos platillos pueden tardar más de lo acostumbrado, entonces te sugerimos que no abras el horno cada cinco minutos, esto hace que se enfríe y requiera de más gas y tiempo para que calentar lo que contiene.

        ¡Tapa las ollas!
        De esta manera estarán menos tiempo en el fuego y reducirás el consumo.