Tener un tanque de gas LP requiere de medidas preventivas para que no haya ningún accidente y nuestra familia no salga herida.

Estos son los puntos importantes que considerar si tienes uno:

1. Revisa si hay fugas: con un poco de agua con jabón cerciórate de que no haya fugas en la instalación. Revisa las tuberías, el pictel, la manguera coflex y las conexiones.
2. Cinta: coloca cinta tipo teflón en todas las conexiones para evitar fugas.
3. Sustituye: sustituye todas las tuberías que estén dobladas o con golpes.
4. Cilindros portátiles: deben colocarse en lugares abiertos y ventilados.
5. ¡Nada de plástico!: por ningún motivo utilices mangueras de plástico, siempre utiliza tuberías de cobre o mangueras tipo coflex.

6. Rechaza cilindros portátiles corridos de cualquier parte del cuerpo, con abolladuras en el cuerpo del cilindro (golpes), reparados, con soldaduras que no provienen de fábrica.
7. Cambia las válvulas: si cuentas con tanque estacionario es necesario que cambies las válvulas por lo menos cada dos años.
8. Nada de sol: aleja tu tanque del sol, de la lluvia y la intemperie.
9. No exceder la capacidad: cuando lleguen a llenarte el tanque nunca excedas el 85% de su capacidad.
10. Coloca las tuberías de suministro en lugares visibles (no ocultos) e identificarlos con el color que indica la norma (amarillo)

    También es importa que si en cualquier momento detectas olor a gas realices las siguientes acciones:

    1. Apaga toda fuente de ignición: apaga cigarros, estufa, luces e incluso teléfonos.

    2. Cierra las válvulas: es importante cerrar las válvulas del tanque y del cilindro.
    3. Ventilación: abre todas las puertas y ventanas que haya en casa. ¡No enciendas un ventilador! Ya que puede ser contraproducente.

    4. Sal del lugar: como medida de precaución sal un momento del lugar, ya que el gas también llegar a causar da.



    Fuente: Secretaría de Protección Civil de Veracruz